Servicio de Aerostación

Introducción

 

Fueron los Ingenieros Militares los que tuvieron el privilegio de haber sido los primeros en conquistar el Aire en nuestro país. Su excelente preparación técnica, pasión por su trabajo y ejemplar espíritu de equipo lograron impulsar la Aerostación a niveles de referencia en el mundo occidental, desarrollaron herramientas y procedimientos que llegaron a servir para la conquista espacial y por supuesto, sembraron sólidas bases de lo que luego será nuestro  Ejército del Aire.

Desde que en Junio de 1783 los hermanos Montgolfier hicieron público su invento “volador», el ejército francés mostró su interés para un posible empleo militar del mismo. El 29 de noviembre del mismo año se realiza la primera ascensión de un globo en España, en los jardines de El Retiro el Rey Carlos IV y su Corte presencian el lanzamiento que realiza Agustín de Betancourt, del Cuerpo de Ingenieros, a ésta seguirían varias ascensiones más. Tras la demostración hecha en El Escorial por el Capitán Proust, profesor de la Academia de Artillería, se encargó al este Cuerpo un estudio para el empleo militar de los globos, sin embargo no tuvo resultado alguno.

1784. Jardines de Aranjuez. Exhibición de los hermanos Montgolfier

En la batalla de Fleurus (1794, Bélgica) fue donde se empleó por primera vez un globo cautivo como artefacto militar, unos meses antes y ante el proyecto del ingeniero Coutelle, a la sazón Jefe de la recién creada Compañía de Aerostatos, se decidió la construcción y empleo de los globos de hidrógeno.

Fueron enviados al asedio de Maubeuge, donde tuvieron que llegar al lugar de despegue  realizando los últimos kilómetros a pié con el globo inflado – bautizado d´Entreprenant (Emprendedor)-.

Realizaron varias ascensiones, en ellas participaba el propio Capitán Coutelle acompañado de un Teniente del EM, llegando a estar hasta ocho horas seguidas en el globo.

La información que proporcionaron sobre el despliegue austríaco así como su casi permanente presencia sobre ellos fueron factores decisivos para la victoria, se impulsó el empleo de los globos en las acciones militares creando una segunda compañía, pero fueron cayendo en desuso finalizada la campaña.

El Capitán Coutelle es considerado el primer aviador militar de la historia.

Napoleón no demostró gran interés por estos artefactos, quedando relegados a un segundo plano. Pese a su uso esporádico, hay constancia de que estos medios fueron empleados por muchos países en diversas campañas – batalla de Solferino, campañas de Argelia y del Nilo, guerra de Secesión Americana y guerra entre Brasil y Paraguay, entre otras.. – se sucedieron los estudios e informes valorando sus ventajas y vulnerabilidades, si vuelo cautivo o libre, su empleo para reconocimiento y fotografía, suelta de palomas, repetidor de comunicaciones o bombardeo….y siempre se llegó a la conclusión de la gran utilidad y buenos resultados que podían proporcionar. No es hasta la década 1870 cuando los ejércitos comienzan la adquisición de medios y la organización de unidades específicas de aerostación.

Creación del Servicio de Aerostación

Por Real Decreto de 15 de Diciembre de 1884, el Rey Alfonso XII ordena que la 4ª Compañía del Batallón de Telégrafos sea de Alumbrado y Aerostación, debiendo «….la conservación, inflación y manejo de los globos aerostáticos». Al frente de esta Compañía estaba el Capitán D. Fernando Aranguren, siendo Jefe del Batallón el Teniente Coronel Lícer López de la Torre Ayllón

Desarrollo

Para la adquisición de los globos se realizaron estudios muy detallados para determinar la calidad y composición de los materiales con los que habría que construir estos artefactos, cantidades, procesos, proveedores, etc. Como datos curiosos dejo los siguientes del informe del Teniente D. Alfonso Sanchez Tirado (1889) donde explica hasta los menores detalles de la construcción del globo.

  • Las telas «Han de satisfacer a tres condiciones esenciales: impermeabilidad, resistencia y ligereza»… resultando el mejor tejido la seda de china, sobre el lino, la seda y el algodón. El proveedor de ésta tela era Gabriel Yon. 
  • Se emplearon 440 metros cuadrados de seda de china para construir el primer globo, al que se le dieron cinco capas de barniz – con lo que alcanzó un peso de 125Kg- y obtuvo una resistencia de 1000Kg por metro cuadrado. 
  • El barniz empleado .., ha sido de la preparación de Camillc Arnoul, ….. Precio de la bombona de 100 kilogramos, 13o pesetas.
  • Diseño, medidas y composición del cuchillo para cortar el tejido
  • …La forma casi general de las barquillas es la de un tronco de pirámide cuadrangular. Se construyen de mimbre y caña de India, refor­zando la base con un bastidor formado de listones de encina y varillas de castaño…

Haz clic en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Finalmente, en 1888 se adquirió un globo esférico Yon y su tren de inflación,  con él se realizarían las primeras ascensiones.

 «… y comprende en conjunto:
1.° El generador de hidrógeno de producción rápida y continua, apara­to montado sobre un carro de cuatro ruedas, cuyo peso es de 2600 kilo­ gramos.

2.» El torno de vapor para la maniobra del cable de sujeción. Peso de este carro, 25oo kilogramos.

3.° El material aerostático propiamente dicho, que se transporta en un tercer carro que pesa cargado 2000 kilogramos».

Primer vuelo

El 19 de julio de 1889 tuvo lugar la primera ascensión del globo en vuelo libre y ascendió hasta 1050 metros y descendió en Velilla de San Antonio. Iba tripulado por el Coronel Líder Lopez Ayllón, Teniente Coronele Pérez de los Cobos (Jefe del Bon de Telégrafos), el Capitán Fernando Aranguren (Jefe de la 4ª Cia) y el Teniente Sánchez Tirado.

La inflación del globo se efectuó en la tarde anterior, y al final de la operación se obtuvo una fuerza ascensional de 5oo kilogramos, que decreció algún tanto durante la noche, a causa del viento fuerte que se dejó sentir por algunas horas y que, obrando sobre la envoltura, aumentó en mucho la presión del gas sobre la válvula automática, y produjo en ésta ligeros escapes. El peso transportado en la ascensión libre fue de 386 kilogramos, de los que corresponden 286 al peso de los viajeros, instrumentos, cuerda-freno, etc., y 100 al del lastre. 

La salida se efectuó á las nueve y diez minutos de la mañana, desde el estanque de patines (Real casa de Campo). El María Cristina se elevó por el primer impulso a 5o metros y continuó ganando altura rápidamente hasta conseguir la de 400 metros, en la que se mantuvo durante la travesía sobre Madrid, que fue hecha en línea recta en dirección á Vicálvaro.

DEL MEMORIAL DE INGENIEROS del 1º de Agosto de 1889

Esquema resumen del primer vuelo en globo militar en España

Poco tiempo después de pasar por este punto, el globo bajó 150 metros; y como se notaba tendencia á seguir el descenso, para evitar una bajada repentina por efecto de la condensación del gas en el cruce del rio Jarama, se arrojaron 10 kilogramos de lastre, suficientes para que el María Cristina se elevase á 1.050 metros, altitud máxima alcanzada en esta prueba. En vista de la dirección tomada, para no dificultar el regreso á esta corte por separarse demasiado de la línea férrea, se dispuso el descenso en término de Velilla de San Antonio, y se efectuó (á las diez y treinta y cinco minutos), sin el más ligero choque.

El ancla no se deslizó por el terreno más de 2 metros antes de agarrar, y la cuerda-freno, que se arrojó oportunamente, detuvo poco a poco la marcha del globo, hasta hacer la parada con notable suavidad. Se procedió en seguida á deshinchar y replegar el aeróstato, operación que fácilmente fué ejecutada con la ayuda de los trabajadores del campo que se hallaban por aquellas inmediaciones y que acudieron presurosos á ofrecer sus servicios á nuestros compañeros. Los expedicionarios emprendieron la marcha á Loeches, donde fueron cariñosamente recibidos por el ayuntamiento y por el pueblo, y expléndidamente obsequiados por el Sr. Román, dueño del establecimiento de aguas La Margarita, y regresaron á Madrid en el tren de Guadalajara que tomaron en Torrejón. No concluiremos sin dar las gracias mas expresivas al Sr. Román, por sus obsequiosas atenciones a nuestros compañeros, y al teniente dé la Guardia Civil Sr. Ibeas, quien con el celo y actividad que todo el mundo reconoce en los individuos de tan distinguido cuerpo, se presentó inmediatamente en el punto en que el María Cristina tomó tierra, á ofrecer sus servicios y saludar á nuestros compañeros. En la temporada próxima de otoño se verificarán cuatro ascensiones libres, en las cuales deseamos á los oficiales del batallón de telégrafos los mismos brillantes resultados que han conseguido en su primer viaje.

El ancla no se deslizó por el terreno más de 2 metros antes de agarrar, y la cuerda-freno, que se arrojó oportunamente, detuvo poco a poco la marcha del globo, hasta hacer la parada con notable suavidad. Se procedió en seguida á deshinchar y replegar el aeróstato, operación que fácilmente fué ejecutada con la ayuda de los trabajadores del campo que se hallaban por aquellas inmediaciones y que acudieron presurosos á ofrecer sus servicios á nuestros compañeros. Los expedicionarios emprendieron la marcha á Loeches, donde fueron cariñosamente recibidos por el ayuntamiento y por el pueblo, y expléndidamente obsequiados por el Sr. Román, dueño del establecimiento de aguas La Margarita, y regresaron á Madrid en el tren de Guadalajara que tomaron en Torrejón. No concluiremos sin dar las gracias mas expresivas al Sr. Román, por sus obsequiosas atenciones a nuestros compañeros, y al teniente dé la Guardia Civil Sr. Ibeas, quien con el celo y actividad que todo el mundo reconoce en los individuos de tan distinguido cuerpo, se presentó inmediatamente en el punto en que el María Cristina tomó tierra, á ofrecer sus servicios y saludar á nuestros compañeros. En la temporada próxima de otoño se verificarán cuatro ascensiones libres, en las cuales deseamos á los oficiales del batallón de telégrafos los mismos brillantes resultados que han conseguido en su primer viaje.