Creación del Cuerpo de Ingenieros

Felipe V

17 de abril de 1711

el Rey Felipe V aprobó en real decreto, expedido en Zaragoza, el proyecto presentado por D. Jorge Próspero de Verboom, quedando constituido el

CUERPO DE INGENIEROS

Esa fecha es la considerada como la de antigüedad del  Arma de Ingenieros

El personal que tenía Verboom para desempeñar la dirección del Cuerpo se reducía a un Secretario, cargo que consta fue desempeñado por su hijo D. Isidro, y dos Designadores. Con este pequeño equipo y sin abandonar las campañas militares llevó adelante la organización de los Ingenieros Militares.Se establecieron las siguientes categorías:

  • Ingeniero General, Jefe superior de todos los ingenieros.

  • Ingeniero en Jefe o de Provincia.

  • Ingeniero en Segundo.

  • Ingeniero en Tercero.

  • Designador.

Como curiosidad, significar que era usual en la época que los sueldos se estipularan en escudos de vellón, raciones de pan y de cebada, siendo de 130 escudos, seis raciones de pan y seis de cebada lo correspondiente la categoría del Ingeniero Jefe, 100 escudos  cuatro raciones de cada para el Segundo; El Ingeniero Tercero percibiría 65 escudos y dos raciones y los Designadores 30 escudos, dos raciones de pan y una de cebada….

Comienza Verboom la Organización del Cuerpo simultaneando las campañas militares, con  la formación y preparación de los ingenieros y todo ello no exento de problemas y cortapisas debido tanto a la situación política de España, como a la extensión territorial de sus dominios.

El sitio de la villa de Cardona, en 1711, fue la primera actuación militar que tuvo el Cuerpo. Continuará sus actuaciones en el sitio de Barcelona (1713-1714) y se consolidará con las expediciones a Sicilia y Cerdeña, las campañas de Italia, la recuperación de Menorca y por supuesto en los asedios de Gibraltar.

Aumenta el número de Ingenieros y sobre todo de Ingenieros de origen español, no obstante continúa una notable influencia extranjera: italianos, franceses, suizos y belgas son los apellidos mas numerosos.

Evolucionan las técnicas y procedimientos, los ingenieros empiezan a disponer de personal «orgánico» para los trabajos específicos.

La primera acción militar de «tropas de ingenieros» fuera de la metrópoli se produce en la toma de Messina (1718) donde al mando del propio Verboom se emplea una Compañía de sesenta Minadores y cincuenta Ingenieros.

Se crean las circunscripciones provinciales de ingenieros, en la península y en ultramar, se empieza a disponer de datos fiables sobre el personal disponible y su cualificación y se organizan los primeros proyectos.

Sitio de Messina

Verboom, con su experiencia de Bruselas también organiza la forma de ingresar en el Cuerpo y la formación de los futuros Ingenieros; había ingenieros con gran experiencia en campañas, otros aprendían en los sitios. Con unos se podía contar en ultramar, otros sólo en su país. Por ello, para unificar formación y doctrina, criterios y lealtades nuestro Ingeniero General empeñó su esfuerzo en la constitución, o mejor dicho, en la reactivación de la Academia de Matemáticas de Barcelona.

Y como innovaciónno sólo en lo militar si no en los social, se establece, de forma voluntaria, la entrega «…de una dádiva voluntaria… para subvenir a la precisa manutención de las viudas que entonces existían y que se continuase para las que, en adelante, resultasen del Cuerpo…», así como para ayudar «…a los mismos Ingenieros en caso de hallarse en alguna gran urgencia por enfermedad y heridas recibidas en la guerra...» .

Se creaba el primer Montepío

La gran capacidad de Verboom hace que el Cuerpo se consolide rápidamente, adquiere pronto una fuerte solidez y prestigio, no obstante surgirían dificultades de Mando y dependencias.

El Reglamento y La Ordenanza

Surgían diferencias entre los cometidos y responsabilidades de los diferentes escalones de Mando, las dependencias y jerarquías. El Mando militar propiamente dicho y el Mando «técnico».

…el donde y cuando empiezan y acaban las responsabilidades de cada Mando…

 

Esta fricción da lugar a que en 1716 y tras múltiples informes cursados al Secretario de Guerra por el propio Verboom, a que el Rey estableciera que «… las ordenes que se dieran a los ingenieros sea… han de pasar por VE. (en referencia a Verboom)…»achacando a la falta de un «… Reglamento de Ingenieros, ignoran lo que se debería executar con ellos.«

En Abril de 1718 se publica el «Reglamento para establecer Quarteles correspondientes a aloxamientos de la Infantería, Caballería y Dragones, en España, y en las Islas; como también en los presidios de África, componiendo los que están hechos, y fabricándolos de nuevo donde no los huviere.« Empiezan a regularse las responsabilidades y cometidos de los ingenieros.

Finalmente, el 4 de Julio de 1718, se publica la «Real Ordenanza e Instrucción», donde en su Título Segundo «que corresponde al Cuerpo de Ingenieros» se indican los múltiples y extensos cometidos que se asignan al Cuerpo de Ingenieros

PARA LOS INGENIEROS, Y OTRAS personas, dividida en dos partes:

Primera Parte

se trata de la formación de Mapas, o Cartas Geográficas de Provincias, con observaciones, y notas sobre los Rios que se pudieren hacer navegables, cequias para molinos, Batanes, Riegos, y otras diversas diligencias dirigidas al beneficio universal de los Pueblos; Y así mismo el reconocimiento, y formación de Planos, y Relaciones de Plazas, Puertos de Mar, Bahías, y Costas, y de los reparos, y nuevas obras que necesitaren, con el tanteo de su coste.

Segunda Parte

se expresan los reconocimientos, tanteos, y formalidades con que se han de proponer, determinar, y executar las obras nuevas, y los reparos que fueren precisos en las Fortificaciones, Almacenes, Quarteles, Muelles, y otras Fábricas Reales, y sobre conservación de Plazas, y Puertos de Mar.

 

En esta Ordenanza se asignan también a los Ingenieros tareas del ámbito exclusivamente civil motivado por la inexistencia de un Cuerpo de Ingenieros Civil capaz de acometer las reformas que la nueva dinastía de Borbón quería realizar.

El Cuerpo de Ingenieros Militares se convirtió en el siglo XVIII en la mas importante corporación técnica al servicio de la Corona no solo para las construcciones defensivas sino también para las tareas de organización territorial de los territorios de la Monarquía.

Evolución del Cuerpo

La actividad de los Ingenieros se multiplica, tanto en la Península como en las colonias, la ingente cantidad de obras, militares y civiles, de guerra y paz, hace de esta etapa una de las mas brillantes del Cuerpo.

En parte esta gran actividad viene motivada, entre otras cosas, por no existir una diferencia entre Arquitectos e Ingenieros, por lo que estos últimos, además del arte de la guerra y el uso de la pólvora también tenían los conocimientos de construcción.

«La distinción entre arquitecto e ingeniero es relativamente moderna. Antes del siglo XIX, en el Antiguo Régimen lo que diferenciaba a un ingeniero de un arquitecto no era la formación ni el título, sino la práctica profesional».

(A.Bonet Correa y otros. La polémica ingenieros-arquitectos en España en el siglo XIX. Madrid 1985)
verboom-oval

En 1737 el Rey Felipe V nombra a D. Jorge Próspero, Marqués de Verboom y es ascendido a "Capitán General de los Reales Exércitos".

-

Capilla Castrense (Barcelona)

En el año 1744 muere en la Ciudadela de Barcelona D. Jorge Próspero de Verboom (19-enero) , es enterrado en la Capilla construida por el mismo en 1727-1728.

Actualmente esta capilla es la Castrense de Barcelona. 

Durante estos años, Verboom ha marcado su particular impronta, ha puesto de manifiesto su enorme capacidad y materializado excelentes resultados, pero a su muerte comienza una nueva etapa. 

 Le sucede como «Ingeniero General y Mariscal de Logis General o Cuartel Maestre de los dominios y Ejércitos»  D. Francisco Manuel de Velasco y Estrada, Marqués de Pozo Blanco, procedente de Caballería.

Se inicia un ciclo en que los Ingenieros Generales no necesariamente son nombrados procedentes del Cuerpo, así en 1747 se nombra a D. Zenón de Somodevilla, Marqués de la Ensenada como «Encargado del Cuerpo» y en 1749 al ya Ingeniero militar D. Juan Martín Zermeño como Jefe del Cuerpo de Ingenieros, que sería finalmente nombrado Ingeniero Director en 1766.

En 1756 se establecen los empleos militares en el Cuerpo , hasta entonces asimilados.

Coronel 1728 - Capitán 1784 - Oficial 1751 - Teniente Coronel 1768

Durante la segunda mitad del Siglo XVIII se producen una serie de acontecimientos que modifican el comienzo que había tenido el Cuerpo. Principalmente las reformas van encaminadas a mantener el Cuerpo en el ámbito militar, segregando paulatinamente las actividades no específicamente castrenses. 

Lo que no es del todo bien acogido por los Ingenieros.

Puerta-de-Alcala

Puerta de Alcaá

1770-1779. Francesco Sabatini. Ingeniero Militar

Carlos III le nombró maestro mayor de las Obras Reales, con rango de teniente coronel del Cuerpo de Ingenieros, 

En 1768 se establecen unas nuevas ordenanzas sobre como llevar el servicio, además también se determina que para acceder al Cuerpo hay que ser «..cadete de infantería, caballería, dragones, artillería y marina, previo examen de conocimientos».

En 1774 se adopta una nueva organización que divide al Cuerpo en tres Secciones:

  • Ramo de Academias Militares: D. Pedro Lucuze
  • Ramo de Fortificaciones del Reino: D. Silvestre Abarca
  • Ramo de Caminos, Puentes, Edificios de Arquitectura Civil y canales de riego y navegación: D. Francisco Sabatini.

Las reformas iniciadas a finales de siglo suponían la adaptación a las nuevas exigencias militares del momento y la constatación de un proceso de especialización progresiva en la ingeniería española.

 El Cuerpo de Ingenieros de la Marina nacía en 1770 con competencias sobre los proyectos y obras en los arsenales. En la década de 1790 iban a añadirse otros ingenieros, como los Cosmógrafos en 1796.

El Ramo de Caminos, Puentes, Edificios de Arquitectura Civil y canales de riego y navegación, comienza a gestarse como lo que en 1799 será el Cuerpo Civil de Ingenieros de Caminos, bajo la dirección del que fue Ingeniero militar D. Antonio Bethancourt, con claras características civiles y con sus propios centros educativos.

Los Ingenieros Militares ven como una parte de sus competencias profesionales empiezan a perderse.No obstante, la «transferencia» de cometidos fue pausada y progresiva. 

Sin embargo en los territorios de ultramar los Ingenieros Militares siguieron realizando las labores de ingeniería y arquitectura civil.

En 1778 había un total de cincuenta y cinco ingenieros militares en América, de los cuales diez estaban en México, nueve en La Habana, siete en Guatemala y su región, cinco en Venezuela y otros tantos en Puerto Rico, cuatro en Buenos Aires, en Panamá y en Perú-Chile, tres en Cartagena, dos en Santo Domingo, uno en Campeche y otro en Guayaquil. 

Torre del Reloj .Cartagena de Indias. Juan de Herrera y Sotomayor

En 1797 es nombrado Ingeniero General 

D. José de Urrutia y las Casas,

 digno sucesor de Verboom, quién impulsará el Cuerpo y establecerá los pilares fundamentales que asientan las bases del

 Arma de Ingenieros