Antecedentes

Aunque no es hasta la Edad Media cuando empieza a utilizarse el término de Ingenio e Ingeniero para definir los artefactos de la guerra y a sus constructores, hay constancia de que el empleo de la fortificación para protegerse y de los artefactos para asaltarla van unidos a los mismos orígenes de la humanidad.

En la Edad del Bronce podemos encontraren España numerosos vestigios de fortificaciones, tal vez los mas antiguos en Los Millares (Almería).  

Hay hallazgos datados hacia el año 1.000 a.C. de castros, en Galicia y la Meseta.

hist_02_Arbeca-min-opt
Fortaleza Ibera de Arbeca (Lerida)
Los Millares (Almeria)

Los Íberos fueron los primeros que comenzaron a ubicar sus ciudades en cerros bien defendidos, sus murallas estaban hechas de piedras unidas en seco, disponían de torretas, fosos, empalizadas etc.. que proporcionaban una defensa suplementaria. 

Numancia, Sagunto…. además de valientes y decididos defensores, dispusieron de adecuadas murallas que permitieron prolongar la defensa más de lo imaginable.

La base de un imperio

Es con la llegada de los romanos cuando empieza realmente la labor de los Ingenieros tal y como hoy en día los conocemos.

Las ciudades de la Península Ibérica participaban, en general, de una defensa perimetral fortificada, existiendo una red de Vias Romanas que permitía la comunicación de prácticamente todo el territorio.

Muralla de Lugo

Afortunadamente en nuestro país quedan restos arqueológico en excelente estado de conservación: León, Lugo, Orense, Caesar Augusta (Zaragoza), Avila, Lugo, Tarraco(Tarragona), Gadir (Cádiz), NumanciaCartago Nova(Cartagena) y un largo etc..

Calzada romana (Ávila)

Ingenieros polifacéticos

se encargaban de construir todo aquello que fuera preciso, ellos mismos efectuaban el diseño, levantamiento del terreno y dirigían la construcción de las obras.

MURALLAS, CALZADAS, OBRAS PÚBLICAS

 son actuaciones propias de Las Legiones , base de su expansión y consolidación del dominio Imperial

Hoy hablamos de Fortificación, Vias de Comunicación y Castrametación 

Puente de Alcantara (Cáceres)
Campamento de Bande (Orense)

El Maestro

El oficio se aprendía de un ingeniero adulto, el Maestro.

Se especializaban según el tipo de construcción. No era lo mismo erigir murallas que construir un edificio, calzada o puente. 

Edad Media

Las fortalezas se ubicaban en alturas dominantes y difícilmente accesibles, disponían de grandes aljibes y almacenes. La mayoría de los combates se producen frente a las murallas de los castillos, son escasos los enfrentamientos importantes a campo abierto.

La Reconquista sembró el suelo peninsular de Alcázares y Castillos y con ellos de medios y herramientas para defenderlos y conquistarlos.  Se desarrolla el arte del asedio y defensa, la POLIORCÉTICA. 

La escala y el sitio no eran siempre suficiente para superar la altura de la muralla o esperar hasta agotar las reserva de agua, alimento y flechas. Aparecen nuevas armas y procedimientos.

Estupendo video del Museo del Ejército sobre El asalto a Fortalezas

 Evolucionan las técnicas y tácticas para atacar… y defender.

La Pólvora

Castillo de Niebla

La llegada de la pólvora hace de este tipo de acción la mas demoledora.  Parece ser que fue en 1262, en el sitio de Niebla (Huelva), cuando se empleó por primera vez la pólvora durante un asedio en España. Y digo que parece porque no hay referencias fiables, sólo está vagamente relatado en las Crónicas de Alfonso X... que fueron escritas un siglo después .

Lo que sí está documentado es su empleo en el sitio de Algeciras , año 1344, cuando las tropas de Alfonso XI que sitiaban la plaza fueron atacadas con «…muchas pellas de fierro que les lanzaban con truenos, de que los omnes habían muy grand espanto, ça en cualquier miembro del ome que diese, levábalo a cercén, como si ge lo cortasen con cochiello”.

Como curiosidad interesante, quiero mencionar que los restos de la Torre de los Adalides, Cuartel General del Rey Alfonso XI con ocasión de la toma de Algeciras, se encuentran dentro del Acuartelamiento de Adalides, sede del Batallón de Guerra Electrónica II/32.

Torre de Adalides (Algeciras). FOTO de LC GARGALLO (CastillosNet.org)

Las minas

Cambia la táctica, desaparece el ariete, ya no se escalan las murallas, ya no se sitia y se espera la rendición por hambre, se ataca por el subsuelo, cavando minas de zapa hasta alcanzar los cimientos de las murallas, una vez apuntalados y llegado el momento propicio se prendía fuego, provocando el desmoronamiento de la muralla o torreones.

D. Pedro Navarro, hacia el año 1500, fue el primero que empleó esta técnica en los sitios de Castelnovo y Nápoles. Es considerado el primer Ingeniero Militar español.

Los defensores tenían que recurrir a la contramina, galerías que salían al encuentro de las de los atacantes, llegando a darse combates cuerpo a cuerpo en las mismas. En los años finales de la reconquista, lo ejércitos llevaban ya en sus filas fuerzas de gastadores, con la herramienta adecuada para la zapa y el talado.

 

Castelnuovo (Nápoles)
Castillo de San Telmo (Nápoles). Reconstruido en 1537.

Evoluciona también la Artillería – mayor alcance, mayor calibre…..y precisión – estas nuevas capacidades de ataque hacen que también deban evolucionar los procedimientos y conceptos de construcción. 

Se abandonan los puntos elevados para fortificar en llanos y avenidas. Las murallas pierden altura y ganan profundidad, de paredes con un ligero talud (inclinadas) y construidos con piedra y arena para evitar su desmoronamiento por efecto de los proyectiles.

El diseño

Ciudadela de Palmanova (Italia) año 1600

Las continuas luchas en el norte de Italia frente a las nueva artillería francesa, la necesidad de defender sus puertos y ciudades hace que sea donde más se hayan desarrollado las técnicas de fortificación.

Se construyen fortificaciones abaluartadas, normalmente de forma pentagonal, y con una disposición que permite disponer la artillería para batir al enemigo tanto en distancia como en proximidad de la muralla.

Puerta Castillo de San Telmo

El siglo XVI, y debido la expansión territorial de España, se necesita fortificar gran número de ciudades y puertos, tanto en la península como en los emergentes territorios de ultramar, pero en España no hay  suficientes Ingenieros para atender estas necesidades, esto obliga a contratar un gran número de ingenieros italianos – recordemos que Nápoles y Sicilia eran parte del reino de Aragón-,  para realizar las construcciones defensivas en este basto imperio; con ellos se formaron los primeros ingenieros españoles.

Puerta De Santiago (Melilla)

Así pues los nombres de Cristobal de Rojas, Luis Scribá (o Escrivá), Cristobal Lechuga… se unieron a los de Antonelli, Sppannocci, Calvi etc… La ingeniería militar era una ciencia que abarcaba tanto la arquitectura como participaba con la artillería.

Pero no todo era sencillo, los Ingenieros eran contratados individualmente para tareas específicas, cuando finalizaban su obra marchaban a servir en otra parte. Cada ocasión requería la búsqueda y contrato de un Ingeniero, cobraban mal y tarde…. 

Durante la ejecución de las obras o la defensa de las plazas surgían importantes roces con el mando militar - normalmente con el Gobernador- sobre laos cometidos, competencias y responsabilidades del ingeniero, ya que éstos tendían a dirigir - ademas de los trabajos de construcción- las tareas de defensa, pues eran los expertos que conocían bien las capacidades de su fortaleza así como las posibilidades de la artillería enemiga.

La necesidad de finalizar con estas disputas, de supervisar todas la obras del reino y también de disponer en número y plazo de los ingenieros adecuados para ejecutarlas, hicieron plantear a la Corte la conveniencia de disponer de alguna autoridad específica para ello. En 1589 Triburcio Spanocci, prolífico ingeniero militar, próximo a los monarcas y de acreditado prestigio por la calidad de sus trabajos así como por su labor de profesor en la Academia de Matemáticas de Madrid, propuso al Rey ser nombrado Ingeniero Mayor del reino. Felipe III, en el año 1601, lo nombró Ingeniero Mayor y Arquitecto Militar e Hidráulico del Rey, este cometido incluía la superintendencia de todas las fortificaciones. Este nombramiento culminaba la intención de los monarcas de con los mejores ingenieros para defender sus posesiones.

Durante este período se fortificaron, entre otras,  las plazas de San Sebastián, Fuenterrabía, Pamplona, Jaca, Rosas, Perpiñan, Castel-león, Cartagena, Gibraltar, Cádiz, Badajoz, Ciudad Rodrigo y La Coruña en la península.

En ultramar se procedió de igual forma con Ceuta, Orán, Manila, La Habana, San Juan, Amberes…y un largo etc, como corresponde al mayor imperio que jamás haya existido.

Puerto Rico
CEUTA
CUMANA
CÁDIZ

Hay que poner orden...

A finales del siglo, se designó a D. Cornelio de Verboom Ingeniero Mayor de los Paises Bajos, sucediéndole en el año 1692 por su hijo D. Jorge Próspero de Verboom.

Pese a los intentos de tener un control centralizado de los ingenieros estos eran a menudo contratados para las campañas, prescindiendo de sus servicios en función del devenir de estas. Con la llegada al trono de Felipe V, la deficiente organización realizada hasta entonces, puso de manifiesto que todavía había una carencia de personal cualificado en las filas españolas.

A tal extremo llegó la situación que para la Campaña de Portugal (1704), el Rey de Francia tuvo que prestar a Felipe V una brigada de Ingenieros.

En el año 1709, el Marqués de Bedmar, a la sazón secretario del despacho de la guerra, propuso al Rey que hiciese venir de Flandes a D. Jorge Prospero de Verboom, para organizar a los ingenieros en forma similar a como lo estaban en Francia.

Una vez acordados los términos y condiciones, el 13 de enero de 1710 el rey de España nombró por Real Decreto al General Flamenco INGENIERO GENERAL DE TODOS LOS REALES EJÉRCITOS, PLAZAS Y FORTIFICACIONES DE TODOS LOS REINOS PROVINCIAS Y ESTADOS DE S.M., el Real Decreto especificaba que se le daban:

«»» todas las honras y execuciones que os pertenecen por razón de dicho puesto, el cual os he conferido para que atendáis a todas las funciones que se ofrecieren de este cargo, tanto en mis ejércitos como en los sitios de plazas, ciudades, villas, puertos de mar y de tierra, presidios castillos y bombardeos, formar líneas de circunvalación y contravalación, cuando fuere necesario; señalar y ordenar las trincheras, baterías y demás obras que hallareis convenir para reducirlos a nuestra obediencia, como así mismo hacer y ordenar las disposiciones para las defensas, cuando el caso lo requiera, corriendo por vuestra dirección todas las fortificaciones que se hicieren en sus plantas y proyectos para hacer nuevas plazas, mudar o añadir fortificaciones a las antiguas, extinguir y deshacer las inútiles para que Yo pueda hacer juicio de ellas y daros las órdenes que convinieren a Mi servicio y para que en su consecuencia hagáis o mandéis hacer los ajustes y precios de ellas, para mayor bien y ventaja de Mi servicio; y a este fin os encargo y mando que hagáis examen de los ingenieros que se presentaren para entrar en Mi servicio y ejercer este empleo, dándoles los testimonios según su mérito e inteligencia en este arte, para que sepan ejecutar las obras en la forma y realidad que requiere dicho arte y fábrica de ellas.»»»

La Propuesta

El 4 de Julio de 1710 Verboom propuso un plan de organización para los nueve ingenieros disponibles ( siete llegados de Flandes y dos de Francia), «.. mas los que pudiere aquí reclutar…, y los pocos que de antes quedaran..».

Indicaba que debían tener las categorías de Ingeniero Director, Ingeniero Segundo e Ingeniero Ordinario y así mismo proponía que todos ellos tuvieran asimilación militar pues «…además de que existe ya en la Artillería, los Ingenieros necesitan los grados, tanto para dar consideración a las funciones de su empleo, como para adelantarse, no siendo razón que éste género de oficiales que trabajan más y están mas expuestos a los peligros de la guerra que cualesquiera otros, se hallaren sin ellos.. 

El 27 de Julio, Verboom fue herido y hecho prisionero en la batalla de Almenara, siendo conducido a Barcelona, durante el tiempo que permaneció en esta ciudad completó y dio forma definitiva al proyecto de organización del Cuerpo de Ingenieros.