El Milagro de Empel

Antes de hablar del Milagro quisiera contaros donde se encuentra Empel y cual es la situación actual del lugar. También podría indicar cómo llegar… pero hoy en día con el GPS no hace falta dar tantos detalles. Eso si hay que ir de día, con luz suficiente, y si queréis ver la Iglesia, pues mejor un domingo ya que estará abierta.

Donde está

Al sur de Holanda, en la provincia de Barbante Norte se encuentra el municipio de St. Hertogenboch, de unos 150.000 habitantes y curiosamente esta provincia es la única de mayoría católica en los Paises Bajos. O al menos así lo era.

A pocos kilómetros esta ciudad se levanta, a orillas del rio Mosa (Maas en flamenco) la localidad de Empel , zona residencial de reciente construcción, y junto al rio, casi debajo del puente que lo cruza, está Oud Empel (Viejo Empel).

En Oud-Empel hay un discreto cementerio y junto a él se yergue una pequeña capilla, parece que forma parte del camposanto, pero no, aunque el acceso desde la carretera es el mismo son lugares diferentes. Como se puede ver en la foto se encuentra en una pequeña elevación sobre la orilla del rio.

Durante la Segunda Guerra Mundial la capilla fue dañada en un bombardeo, siendo reconstruida el año 2000

En el interior de capilla podemos ver, además de una imagen de la Inmaculada Concepción, diversas  placas y enseñas españolas presentadas con motivo de distintas visitas y conmemoraciones.

En el año 2007 se organizó una marcha compuesta por alumnos de la Academia de Infantería de Toledo que, tras realizar el recorrido del Camino Español finalizó con una ceremonia y ofrenda en este lugar.

La Parroquia

Actualmente y en el centro de la reciente urbanización construida en Empel se encuentra la Parroquia de la Inmaculada, un grupo de fieles, organizados por el padre Mark han recuperado y mantienen con aprecio y orgullo la celebración del Milagro cada 8 de diciembre.

En el interior de la Iglesia podemos ver varios motivos representativos del acontecimiento. Destaca un tríptico que relata lo que ocurrió, una imagen de la Inmaculada y ahora se expone una réplica del cuadro de Ferrer Dalmau sobre el Milagro de Empel.

Hay también varias placas conmemorativas y una imagen de la Virgen de Guadalupe – donada por un fiel mexicano afincado en Holanda-.

Cuando hay visita de grupos españoles se adorna el altar con una bandera de España y un casco de época similar al que pudieran portar los soldados de los Tercios.

El Milagro

Y ya llega el momento de contar aquel increíble acontecimiento, reconocido no solo por la Iglesia Católica sino también por la Protestante…. aunque ellos no hablan de milagro sino de acontecimiento extraordinario.

Ocurrió la noche del 7 al 8 de Diciembre de 1585, en el transcurso de la denominada guerra de los ochenta años

El Duque de Parma, Alejandro de Farnesio, en aquel entonces Gobernador del Flandes español, había ordenado el repliegue de las tropas a los cuarteles de invierno.

Mas de 100 barcos habían arribado al rio Mosa y una fuerte concentración de tropas se disponía a cercar el despliegue español. Estos buscaron refugio en la plaza fuerte antes mencionada, pero no todos pudieron alcanzarla.

Representación del 7 de Diciembre de 1585

El Tercio mandando por Francisco Arias de Bobadilla se había estacionado en la isla de Bommel (isla al estar rodeada por los ríos Mosa, Waal y Rhin  con sus canales y afluentes), próxima a la fortaleza de St Hertogenboch y ser rica en ganado y provisiones, en total más de 3.000 hombres.

El Almirante «rebelde» Filips van Hohenlohe-Neuenstein había ordenado destruir los diques de contención de diversos canales, inundando una gran extensión de tierra. La inundación no suponía ahogar a los soldados, simplemente impedía el desplazamiento de carruajes y caballerías,  suficiente  para inmovilizar a las tropas evitando cualquier capacidad de movimiento, convirtiéndolos en fáciles objetivos de la artillería.

Mapa de St Hertogenboch

Una de las compañías, con la que se encontraba el Maestre Bobadilla, quedó aislada en Empel y viéndose rodeados de agua y careciendo de recursos suficientes para mantener la posición mucho tiempo se refugiaron en la proximidades de una capilla. Empezaron a organizar el terreno para protegerse hasta la llegada de refuerzos. según relatan los soldados cavaban las zanjas sin saber si serían sus trincheras…. o sus tumbas.

La tarde del 7 de diciembre uno de los soldados topó con un objeto en la zanja, lo sacó y resultó ser una tabla de madera que llevaba pintada a color una imagen de la Virgen María. Aquello causó sorpresa y furor. Bobadilla lo consideró un mensaje divino, se celebró una misa y se encomendaron a la Virgen.

Aquella noche se levantó un viento norte huracanado, extremadamente frio, la temperatura bajó hasta congelar el agua que inundaba el terreno y la superficie de los ríos. La flota quedó bloqueada y los españoles aprovecharon la circunstancia para contraatacar y provocar el repliegue holandés (la versión holandesa dice que pudieron replegarse a St Hertogenboch). 

Tal fue el acontecimiento que el almirante Hohenlohe-Neuenstein llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro». (y en eso si coincide la versión holandesa). Aquél 8 de diciembre la Inmaculada Concepción fue ya considerada patrona de los Tercios. Casi trescientos años después, el 8 de diciembre de 1854, el Papa Pio IX proclamó dogma de fé la Inmaculada Concepción de la Virgen María. El 12 de noviembre de 1892, a petición del Inspector de Infantería, la Reina Regente Maria Cristina  declara a la Inmaculada Concepción patrona del arma de Infantería del Ejército español.

 
Impresionante representación hecha por Augusto Ferrer Dalmau

Y así también está contado el Museo de la Academia Militar Holandesa (en la versión que he mencionado). Article on the site of the Army Museum of The Netherlands

Deja un comentario